Comunicado en apoyo al futuro del carbón español y a familias mineras en emergencia social

El Montepío y Mutualidad de la Minería Asturiana aprobó en su Comisión Regional celebrada hoy en Oviedo, primera del curso para el máximo órgano de gobierno de la entidad, un manifestó de apoyo al futuro de la minería y la producción del carbón autóctono en España, una actividad sostenedora de empleo y tejido industrial en amplias comarcas del Principado de Asturias, Castilla y León y Aragón. El Montepío traslada su apoyo a las organizaciones sindicales mineras en el marco de diálogo con el Gobierno y muestra su profunda preocupación e incertidumbre por la situación generada en varios municipios mineros con la situación de emergencia que padecen varias familias mineras como consecuencia de la crisis y la parálisis de las empresas privadas.  Por ello, la Mutualidad de los mineros asturianos manifiesta lo siguiente:

Ante las preocupantes noticias que rodean al sector minero en España y la situación de crisis que golpea con gravedad las zonas ligadas a la producción de carbón autóctono, aún desprovistas de elementos de desarrollo para su competitividad territorial, tras décadas de reconversión , territorial tras décadas de reconversión y ajuste industrial, de elementos básicos para su desarrollo en condiciones de igualdad territorial, el Montepío de la Minería solicita un compromiso firme del Gobierno central y de los distintos estamentos del Estado (Parlamento, Senado), incluidas las Administraciones regionales y locales, para, tal y como vienen demandado las Organizaciones sindicales del sector, se establezca un marco de viabilidad y futuro para la industria minera española, auspiciada no solo en la necesidad presente del empleo minero y de toda la actividad industrial vinculada, de la que aún dependen directa e indirectamente amplios territorios de nuestro país, sino por el papel del carbón autóctono como elemento básico para la garantía y el suministro energético y como regulador del control de precios, tanto en el abastecimiento de mineral extranjero, como para su repercusión final sobre el precio de la tarifa eléctrica en España, elemento clave para el conjunto de la población y de la economía productiva española.

Conscientes y comprometidos en la necesidad de avanzar en un mundo más limpio, el Montepío solicita que no se demonice al carbón, y menos al autóctono, con una cuota productiva muy inferior al importado, en un proceso ambiental que deben realizar todos los sectores en nuestro país, fundamentalmente el transporte, causante de un 70% del total de las emisiones.

Seguros además de que el carbón nacional, como viene haciendo desde los años 80, es el más interesado en la aplicación de medidas tecnológicas y de innovación, que ya son una realidad, y que de su aplicación, facultarían ya a día de hoy un uso limpio y ecológico de carbón. Por tanto, mostramos nuestra oposición a la utilización de una excusa ecológica para poner fin a una actividad que ha cumplido con creces su redimensión al papel otorgado por la Unión Europea como reserva estratégica.

Llegados a este punto, queremos recordar el compromiso adquirido por el actual Gobierno de España con las comarcas mineras para facilitar una transición ecológica equilibrada, dialogada y justa.

Lo hacemos, lamentando también desde el Montepío el uso partidista de este debate, pues todas las partes son conocedoras de la situación que sufren las empresas mineras y sobre todo las familias y comarcas que viven de este sector, con miles de personas afectadas por la parálisis de su actividad industrial básica. Una situación que tiene además una responsabilidad coral en España, pues viene como consecuencia de muchos años sin un Plan Energético Nacional que hubiera trazado un recorrido para todas las fuentes y recursos del país. Ese documento, hubiera evitado improvisaciones en sectores económicos básicos, y, en el pueblo llano, situaciones de emergencia e impacto, no solo en las regiones mineras, sino para todos los españoles, que vienen padeciendo, bien en sus hogares, bien en las empresas, precios de las tarifas que restan ahorro y competitividad. Planes energéticos que existen en otros países de la Unión Europea y en la que su producción de carbón autóctono existe y con marcos temporales que van desde 2025 a 2035.

Finalmente, y retomando nuestra preocupación por lo que está ocurriendo en muchas comarcas mineras de Asturias, Castilla y León y Aragón, queremos avanzar que coherentes más que nunca con nuestras históricas raíces y origen como Mutualidad de los mineros asturianos (con más de 10.000 familias asociadas en la actualidad), hemos establecido ya un fondo especial solidario de apoyo a las familias de la zona minera Suroccidental astur, en concreto en los municipios de Ibias y Degaña, con casos complicados, para facilitar ayudas escolares destinadas a la adquisición por parte de las familias afectadas de libros de texto para el curso 2018/19. Lo hemos hecho, desde un remanente de ayudas escolares propio, con carácter complementario a los recursos que puedan y entendemos deberían implementar las Administraciones a nivel estatal, regional o local.

Sirva este último apunte, como llamada inmediata de reflexión a todas las partes a nivel estatal para que solucionen de una manera ágil y coherente el futuro de una actividad minera en España limpia y sostenible tanto para el medioambiente como para el futuro de las personas y la actividad económica.