Comunicado ante el infundado e injusto ataque de Podemos al proyecto social de la Residencia

El Grupo Montepío y la Residencia de Mayores de Felechosa, al hilo de las declaraciones realizadas por una diputada del Grupo Podemos Asturies en la Junta General del Principado recogidas por el diario La Nueva España con fecha 5 de julio de 2018, y en las que ponen en cuestión de forma gratuita y muy desafortunada nuestro proyecto residencial y socio-sanitario, manifestamos lo siguiente:

Asumimos y respetamos las iniciativas que la formación Podemos Asturies desarrolla, pues entra dentro de sus funciones el ejercer el control político y administrativo, destacando, entre otras acciones, su personación en el Caso Hulla. Pero no deja de sorprendernos que en sede judicial manifiesten más preocupación por la presunta responsabilidad del Montepío como entidad social que por aportar pruebas contra los investigados, personas que por otra parte, ya fueron expulsadas en su día de nuestra entidad.

El Montepío, leal colaborador desde el primer momento con la investigación, es el más interesado en que se resuelva todo y cuanto antes y en depurar todas las responsabilidades que hayan podido existir y por eso respetamos su petición de para crear una Comisión de investigación en el Congreso de los Diputados y también su solicitud de intervención del Tribunal de Cuentas para estudiar el proyecto de obra de la Residencia (que nada tiene que ver la infraestructura con el proyecto socio-laboral actual).

Sin embargo, existen otras iniciativas recientes del Grupo parlamentario de Podemos Asturies que rayan la clara persecución política contra el Montepío.

Un ejemplo claro es la pregunta que realizan en la Junta General del Principado Asturias al Gobierno interesándose únicamente por las plazas ERA que el Montepío tiene contratadas con Administración, como si Felechosa fuese la única de las residencias concertadas en Asturias con este tipo de convenio, o, lo que es más grave, no tuviéramos derecho a esa concurrencia o mereciéramos un control diferenciado.

Otro ejemplo de esa persecución, es como Podemos Asturies da la razón a algún hostelero de Alto Aller (no todo el sector participó de esa injusta campaña contra la Residencia), asumiendo por buena la denuncia en la cual se sostiene, sin pruebas, que realizamos actividad de alojamiento turístico, sin tomarse las mínimas molestias de investigar o simplemente interesarse por conocer nuestro modelo residencial o pedirnos información sobre el mismo. ¿Dónde quedo eso de escuchar a las partes?

Esta  inquina del Podemos con el Montepío y su Residencia no es nueva: ¿Que se puede pensar  de quién ya en campaña electoral llevó a cabo un mediático escrache frente a nuestra Residencia en Felechosa (por cierto, espacio de alto nivel de vulnerabilidad para la protección de datos)?. No dudaron en  señalarla como objeto de corrupción, tratando de confundir interesadamente a lo que es la entidad hoy y a este proyecto socio-sanitario con los investigados, y el  proyecto de obra.

Reiteramos una vez más, en Felechosa hay residentes (170) trabajadores (90) y familias…. Y los corruptos son las personas, no las entidades y ni mucho menos los proyectos sociales.

Por tanto, desde el Grupo Montepío, y su Residencia, con 90 empleos de trabajo, no vamos a tolerar lecciones de ética y menos de diputados de Podemos como el Sr. Ripa, que como político está para dar las justas, pues es el mismo a quien escuchamos en su día criticar la vivienda del Presidente del Gobierno asturiano “por cuestiones éticas”, con argumentos que ahora se vuelven contra si mismo, con la decisión soberana adoptada por quien lidera su propia organización a nivel nacional y el famoso asunto del chalé de Galapagar, debate zanjado tras la votación en el seno de su propia organización en la que, por cierto, ha dejado con el culo al air al señor Ripa y a su escala ética basada en el “consejos doy, que para mí no tengo”.

Finalmente, y reiterando al Grupo Podemos respeto y recordándoles que el Montepío es una entidad social, sin ánimo de lucro, tan plural como sus 10.300 mutualistas y sus más de 250 trabajadores, de distinta sensibilidad sindical y política, le invitamos a que conozca de verdad el proyecto socio-sanitario y de economía social de la Residencia, sus proyectos de envejecimiento activo, discapacidad e intergeneracionalidad y que podamos mantener reuniones abiertas y francas, en las que participen nuestro colectivo de trabajadores y también con los familiares de residentes,  con el fin de que sus futuros pronunciamientos sean sobre la realidad y no sobre el interés político o la utilización malintencionada o demagógica de los asuntos, desentendiéndose del daño que esa demagogia causa a los proyectos.