Firmado convenio de colaboración con la Asociación Cultural Santa Bárbara

El Montepío y la emblemática entidad minera firmaron esta mañana un acuerdo de colaboración por el cual los más de 1.700 socios y socias de éste colectivo cultural, uno de los más importantes y números de nuestro país dedicados al trabajo por la memoria colectiva del carbón y su patrimonio, pueda utilizar las instalaciones residenciales de la mutualidad y los servicios de vacaciones, salud, ocio, descanso y atención a mayores que desde ellas se ofrecen en condiciones económicas ventajosas.

El acuerdo permite al Grupo Montepío poder difundir y promocionar de una manera directa a éste colectivo, las ofertas y plazas libres vacantes a lo largo del año en los complejos residenciales de los destinos de sol de Los Alcázares del Mar Menor, Roquetas de Mar, los socio sanitarios para mayores del Residencial Felechosa y del Balneario de Ledesma.

A la firma de este Convenio, que se produjo en la sede de la Mutualidad Minera en Oviedo, asistió una delegación de la Asociación Cultural y Minera Santa Bárbara encabezada por su presidente, Felipe Burón. Por parte de la del Montepío lo hicieron el presidente, Juan José González Pulgar, el Contador Ángel Orviz y el coordinador de Juntas Locales, Arsenio Díaz Marentes.

Soporte audiovisual a la noticia en nuestro CANAL YOUTUBE MONTEPÍO

El acuerdo se produce en el marco de un proceso de recuperación de las raíces históricas que unen a ambas entidades: La Asociación Cultural y Minera Santa Bárbara se fundó en Mieres justo ahora hace 15 años (noviembre de 2002)

Aunque las relaciones entre la Asociación Santa Bárbara y el Montepío se remontan a muchos años antes, con colaboraciones con la gran fiesta que cada 4 de diciembre realizan en Mieres coincidiendo con la festividad de la patrona, quedaba pendiente profundizar en las relaciones entre sus socios, muchos de ellos también mutualistas, compartiendo espacios y actividades.

15 años de actividad
Santa Bárbara nació en noviembre de 2002 tras una reunión de amigos mineros con una preocupación común ante el riesgo de la pérdida de las tradiciones y costumbres relacionadas con las cuencas y el carbón. Concluyeron entonces que el proceso de desmantelamiento del sector y de despoblamiento de las comarcas mineras amenazaba con hacer caer en el olvido buena parte de una memoria industrial, que ensimisma resulta clave entender los dos últimos siglos de Asturias.

Además de la parte lúdica y cultural de Santa Bárbara, la Asociación, presidida hoy por Felipe Burón, ha desarrollado una interesante actividad de recuperación patrimonial, con actuaciones de rehabilitación y de divulgación, como por ejemplo, las intervenciones de mejora en el cementerio protestante de 1860 de Mieres (campo santo de la Familia de Numa Guilhou, uno de los padres de la industrialización, con 12 tumbas de franceses e ingleses importantes en el desarrollo de la Fábrica), o la recuperación de los socavones de la Rabaldana, Ablaña (Campo la Escrita, de 1843) y San Víctor de Turón, la confección de un archivo digital de arqueología industrial minera, con miles de fotos, o muestras de cine y canción monográficas sobre el mundo de la mina.

Toda esta labor la llevan a cabo de manera altruista y con el asesoramiento de expertos en patrimonio industrial, que documentan y señalizan los hitos, con respeto a la historia y generando un activo para el turismo cultural.

Con este convenio el Montepío también quiere felicitar y reconocer la ingente y comprometida labor de este colectivo hermano en la preservación de la cultura minera.

En los últimos años el Montepío ha llegado a una serie importante de acuerdos con el fin de abrir su actividad a otros colectivos que persigan objetivos comunes entorno a las raíces mineras o sociales, e incluso de índole laboral, como por ejemplo, con el Sindicato Unificado de Policía, la Unión de Comerciantes del Caudal, la Hermandad de Trabajadores de Cajastur-Liberbank, la Asociación de Enfermos de Parkinson, de Riñón-Alcer, Down Asturias, la Hermandad de Donantes de Sangre, Antiguos Alumnos de la Universidad Laboral de Gijón, o el Colegio de Ingenieros Técnicos de Minas de España, por citar algunos).