Nace la Fundación Obra Social Montepío: primeros pasos constitutivos

La Fundación “Obra Social Montepío de la Minería” ya ha comenzado a dar sus primeros pasos. Tras contar con el respaldo mayoritario de la Asamblea de mutualistas, celebrada el pasado junio (fue aprobada por 112 votos a favor y los votos de los Socios Protectores, con solo 3 votos en contra y 2 abstenciones), la dirección ya ha procedido a realizar los trámites oportunos para su constitución y la elaboración de sus estatutos. Los mismos están orientados a dar respuesta a su finalidad, asumiendo la nueva Fundación asume “la realización de todas las actividades relativas a la obra social del Montepío y aquellas otras que válidamente puedan ser acordadas y reflejadas en sus Estatutos fundacionales, incluida la realización de la aportación fundacional mínima legal y, en su caso, la aportación de las participaciones en las empresas filiales”.

Actualmente, la denominación oficial ya ha sido confirmada por el Registro del Principado de Asturias, siendo aprobados sus Estatutos en la Comisión Regional celebrada en Oviedo el 27 de septiembre. Más recientemente, en este mes de enero, el Montepío ha procedido al depósito de los 30.000 euros para la Constitución efectiva de la Fundación.

A lo largo del primer trimestre de 2018, la Fundación Obra Social Montepío iniciará sus primeras actividades, centrándose en el desarrollo y gestión de los planes sociales de la Mutualidad. Por ejemplo, en el último año, 2071 personas recibieron diversas ayudas, que serán canalizadas ahora por la Fundación. A lo largo del año se irá estructurando tanto la incorporación de más actividades como la financiación de las mismas. Uno de los objetivos marcados es que las aportaciones que realicen los mutualistas destinadas a las coberturas de programas sociales y solidarios puedan ser deducidos fiscalmente, como las que los ciudadanos puedan hacer a cualquier otro proyecto que gestione una ONG. Para alcanzar este objetivo, se realizará un análisis económico y jurídico que determine su viabilidad.

Recordamos que la constitución de esta Fundación no viene solo de la conveniencia de regular las acciones de tipo social y solidario, sino que también es legal, al contemplar la Ley vigente la necesidad de discernir esta parte social de la actividad puramente aseguradora que realiza el Montepío, y que es la que mantendrá la Mutualidad.

Por tanto, con la Fundación el Montepío se dota de un nuevo instrumento que le permite canalizar y desarrollar sus políticas sociales en el campo que le compete, y que en España viene determinado por entidades sin ánimo de lucro, independientes  y con sus propias fuentes de financiación (exclusivas o con aportaciones), dedicadas a brindar apoyo a personas,  asociaciones o colectivos concretos o instituciones etc., gestionado programas propios, identificados con una conciencia cívica y solidaria y de responsabilidad hacia la comunidad. Las fundaciones contribuyen hoy en España al desarrollo económico, social y cultural, son generadoras de conocimientos y experiencias y crean valor añadido, al aportar todo su know how a proyectos innovadores y solidarios, una marco de nuevas oportunidades que el Montepío comienza explorar, partiendo de su compromiso original con el progreso social, pero asumiendo nuevos retos y proyectos, acordes con el presente, y sobre todo con la mirada puesta en el futuro.

Entre los proyectos que asumirá la Fundación está la beca de investigación puesta en marcha por el Montepío con la Universidad de Oviedo, dedicada al estudio de la Historia del Mutualismo minero desde sus orígenes, en el siglo XIX, y a la que se ha sumado la obra Social de Caser y de Liberbank.