La expo Mujer y Mina, llega a la Casa de la Cultura de Infiesto (hasta el 13 de mayo)

La Casa de la Cultura de L `Infiestu (Piloña) acoge desde hoy, hasta el próximo lunes 13 de mayo, la exposición “Mujer y Mina, la historia del carbón en femenino plural”, una iniciativa de la Fundación Obra Social Montepío cuyo objetivo es difundir y reivindicar el importante papel de las trabajadoras mineras pese a que durante mucho tiempo su labor ha pasado casi de puntillas, silenciada en un profesión marcada por tópicos masculinos, o simplemente, la vista en la sociedad –relegada a mujeres sin ingresos, solteras o viudas-, llegando incluso ser prohibido para las tareas en el interior de la mina hasta el año 1992.

La exposición, compuesta por 15 fotografías y varios paneles documentales del recorrido histórico, desde los orígenes mineros e industriales hasta las mineras de hoy en día, supone por tanto una acción divulgativa en el campo de la memoria del carbón, la evolución de la sociedad trabajadora, pero también de ese camino de la mujer hacia la igualdad en un contexto profesional determinado.

El acceso a la muestra en el centro cultural Marques de Vista Alegre de Infiestu es gratuito. Llega a la capital de Piloña tras mostrarse en Oviedo (Colegio Santa María del Naranco) y Mieres (Instituto Batán). Su puesta en marcha viene después del éxito obtenido por el calendario Mujer y Mina 2019 dedicado por el Montepío a estos fines. Para su realización, el Montepío contó con el apoyo de los fondos documentales del Muséu Pueblu d`Asturies de Gijón y el Archivo Histórico Minero. La fotografía minera dedicada a mujeres no es muy abundante, de ahí el mayor valor de esta exposición. El trabajo ha contado con el apoyo o elogios de estamentos como la Agencia de la Igualdad de la Mujer o de Concepción Rodríguez Valencia la trabajadora de Hunosa que logró en 1992 que el Tribunal Constitucional reconociese legalmente el derecho de la mujer a trabajar en el interior de la mina, y que la pasada semana, a petición de la Fundación Montepío, se animó a contar su historia a los chicos y chicas del IES Batán de Mieres, en sus jornadas La Mitad invisible, dedicadas a temas de igualdad.

Conchi Rodríguez, cuenta su experiencia en el IES Batán

Esta expo también cuenta con la anécdota de que una de las niñas mineras que aparece en una de las láminas del calendario (abril) recogiendo carbón en una escombrera de Sotrondio, Amor Suárez Fernández, se reconoció al verse en el almanaque y llegó a participar en un programa de TPA para contar su historia. Lo hizo desde Bélgica, donde reside desde hace medio siglo, pues su familia participó en la fuerte emigración asturiana hacia Centroeuropa.

Los interesados en esta muestra, que ya tiene apalabrados nuevos escenarios en Felechosa y Ledesma, pueden contactar con fundacion@montepio.es