La Fundación Montepío repartió 170.000€ en diversas ayudas y becas sociales en un «año difícil»

A pesar de las dificultades económicas registradas en 2020 como consecuencia de la pandemia y de las restricciones o cierres de parte de la actividad del grupo vinculada al turismo social, la Fundación Obra Social Montepío ha mantenido su línea de actividad social y solidaria. De este modo, la Fundación,  entidad a través de la cual se canalizan las ayudas sociales y las prestaciones de las familias mutualistas mineras, invirtió más de 170.000 euros en ayudas y becas, que llegaron a casi 600 personas. La potenciación de las políticas sociales, raíz misma de la entidad, y su adaptación a los tiempos y necesidades actuales, fue una de las principales medidas adoptadas en 2015 por la actual dirección como objetivo estratégico en el plan de futuro y modernización de la entidad.

Según los datos manejados en el informe previo, que será llevado y presentado dentro de los balances globales de actividad de la próxima Asamblea general del Montepío, a celebrar el próximo 25 de junio, la Fundación repartió el año pasado cerca de 27.000 euros en ayudas, que llegaron a 186 familias. Eso sí, el grueso de las mismas fueron derivadas de las becas escolares. En concreto, estos programas, con los que nuestra mutualidad presta una empuje económico a familias mutualistas con jóvenes en edad educativa y formativa, repartieron 21.550 euros a 182 beneficiarios. Por un lado, se ofrecen subvenciones para alumnos de familias mutualistas que estén cursando la educación obligatoria, es decir, Primaria y Secundaria. Otra de las convocatorias se dirige a los estudiantes en Bachillera o que cursan Ciclos profesionales de Grado Medio. Y por último, también se convocan ayudas para quienes estén en la Universidad o en un ciclo de Grado Superior. Además, dentro de esta línea de ayudas, el Montepío también ofrece su respaldo a familias que tienen niños y niñas o jóvenes con Necesidades educativas especiales.

Dentro del capítulo de ayudas sociales, también se entregaron en 2020 otras cantidades a diferentes beneficiarios. Por un lado, hubo dos personas mayores que contaron, entre ambos, con 1.135 euros como ayuda para completar el pago de su estancia en la Residencia geriátrica de Felechosa. El Montepío también concedió y desarrolló una beca de investigación por más de 4.000 euros junto con la Universidad de Oviedo, para estudiar los orígenes del mutualismo minero en Asturias, y que sirvió como base para el libro, presentado hace pocas fechas, «El mutualismo minero en la Asturias contemporánea», dirigida la beca y firmado el libro por el profesor de Historia, Luis Benito García.

Por último, una familia mutualista también recibió la ayuda a la natalidad, de 80 euros.

El capítulo que se llevó más recursos fue el de las prestaciones (históricas mineras) a los mutualistas. Más de 130 personas recibieron en total 53.262 euros por el convenio especial de jubilación, mientras que otras 164 personas se repartieron 43.000 euros del convenio por fallecimiento. En este capítulo de prestaciones, también se incluyeron otros tres mutualistas que sumaron 22.000 euros en por el subsidio de invalidez permanente total. En cuanto al convenio especial de viudedad, la Fundación repartió 15.700 euros entre 46 personas.

Los dos últimos capítulos que entran dentro de este apartado son el pago por derechos del vale del carbón –por el que 61 beneficiarios recibieron más de 10.000 euros en ayudas– y el convenio por orfandad minera, con 141 euros para una persona.

El Montepío ha satisfacción de en tiempos difíciles esta línea fundacional siga firme, cobrando este esfuerzo un mayor valor si cabe: “Hay que tener en cuenta que esta labor social y solidaria del Montepío tiene muchos años de recorrido, llega a cientos de familias mineras y beneficia a muchas personas de manera directa e indirecta sembrando la semilla de la solidaridad y de la fuerza del conjunto”. Además,  “durante 2020, un año muy especial por la pandemia, estas ayudas deben cobrar más valor, ya que intentamos dar respuesta especialmente a las personas mayores y las familias mineras con recursos más limitados, todo ello con un recorte de los recursos disponibles (el plan social se alimenta en buena parte de los ingresos que se logran por la actividad de turismo social y que se reinvierte en estas políticas o en mejora de las instalaciones ), y que aun así nos permitió hacer muchas cosas”.

Respecto a esto, y mientras el Montepío sigue destinando fondos para las políticas sociales, la entidad no deja de demandar que también podamos acceder a las subvenciones estatales y regionales destinadas a ayudar a actividades dañadas por la crisis covid, toda vez que los negocios turísticos de la entidad, de cuyos beneficios sale el dinero para las políticas sociales, se han visto fuertemente afectados por la pandemia. A pesar de las pérdidas de 1,5 millones de euros, la entidad no ha podido aún acceder a ningún plan de ayudas.

Los datos:

En las Ayudas sociales se incluyen las becas escolares (desde Primaria a universitarios y ciclos profesionales), programas de investigación, ayudas a la natalidad y complementos a mayores para su ingreso en la Residencia de Felechosa. En total, 186 familias pudieron repartirse cerca de 27.000 euros.

Prestaciones históricas: Como Mutualidad minera se concede tradicionalmente una serie de prestaciones a nuestras familias mutualistas, que van desde pensión de viudedad u orfandad, hasta el vale del carbón o subsidios por invalidez. En total, en este capítulo en 2020 fueron más de 140.000 euros los entregados por la Fundación a casi 400 personas.

Toda la actividad de la Fundación Obra Social Montepío en este enlace: https://www.montepio.es/fundacion-obra-social-montepio/