Presentamos la Candidatura Popular Brigada de Salvamento Minero «Premios Princesa»

La Comisión Regional del Montepío de la Minería Asturiana, máximo órgano de gobierno en la entidad,  ha aprobado esta mañana asumir el  reto de presentar la Candidatura Popular de la Brigada Central de Salvamento de Asturias  a los Premios Princesa de Asturias. La decisión supone la puesta en marcha de un grupo de trabajo en la Fundación Obra Social destinado a «·documentar, promover y recabar amplios apoyos sociales fuera y dentro de España» destinados a lograr «ese  Reconocimiento internacional a la trayectoria de la Brigada Central de Salvamento de Asturias» tras 107 años de actividad.

La Fundación Montepío asume el reto por tres razones: la Primera, a petición de decenas de mutualistas y personas ligadas a la minería que así lo plantearon de manera directa y a través de las redes sociales, durante los días previos y posteriores al rescate del niño Julen en Málaga -desgraciado suceso que ha tenido en vilo a medio mundo, por lo complicado y agónico de la situación-. La Segunda, sobre todo, tras la decisión de los gestores del grupo «Mineros Asturianos» de  Change.org de apostar a través de su coordinadora y administradora, la informática asturiana Ana Menéndez (hija y nieta de mineros) y centralizar en el Montepío (como entidad social, sin ánimo de lucro, representativa de la familia minera y próxima a la Brigada) los aproximadamente medio millón de apoyos de personas que se registraron desde la noticia firmando por la concesión de este premio. Y la Tercera, por las relaciones históricas que unen al Montepío y a la Brigada de Salvamento desde sus mismas raíces, en las siniestralidades en las minas, y más recientemente, por la colaboración estrecha entre ambas entidades en favor de la memoria minera, como lo demuestra el hecho que el Cuerpo de rescate minero apostó por visitar la sede central de la Mutualidad el primer día laboral tras su regreso de Totalán para agradecer el apoyo recibido.

La memoria de los rescates y accidentes mineros

Cabe recordar que la Fundación Obra Social Montepío, aglutinadora desde el pasado 26 de marzo de toda la política social y solidaria de nuestra entidad,  tiene entre uno de sus fines la recopilación y divulgación de la historia y memoria de la minería. De hecho, desarrolla un proyecto de investigación con la Universidad de Oviedo sobre los orígenes del mutualismo minero en Asturias desde la Revolución Industrial, y recientemente prepara la exposición Mujer y Mina: el Carbón en femenino plural, como continuidad tras el éxito alcanzado por su Calendario 2019 reivindicativo sobre el (olvidado e injustamente tratado) papel de las trabajadoras mineras, un proyecto en el que también han colaborado el Muséu del Pueblu d`Asturies y el Archivo histórico Minero.

Propuesta de la Brigada de Salvamento Minero a los Premios Princesa de Asturias «Concordia» 2019

Antecedentes valorados por la Comisión Regional:  Desde 14 de enero, hasta la madrugada del pasado domingo día 27, la Brigada de Salvamento Minero de Asturias ha estado en el punto de mira de  medio mundo y España entera como última esperanza en la titánica y agónica operación de rescate y recuperación de Julen, el niño de 2 años que desgraciadamente perdió la vida en un estrechísimo y profundo pozo abierto en el campo de Totalán-Málaga. El suceso, con un niño y su familia marcadas por la tragedia, y la complejidad técnica del rescate, en el que participaron unos 300 profesionales de distintos campos, moviéndose en apenas 13 días, 85.000 toneladas de tierra, puso de relieve la importancia de la experiencia y el conocimiento acumulado por la Brigada de Salvamento Minero de Asturias, y con ello la voluntad abnegada y el compromiso social de un Cuerpo profesional con 107 años de historia que ejemplifican como pocos la histórica solidaridad de los mineros, dispuestos siempre a dar un paso más allá de su sector profesional para actuar, como ocurriría en decenas de ocasiones en catástrofes o tragedias de diverso cariz.

La Fundación Obra Social Montepío, cumpliendo con uno de sus objetivos marcados en su nacimiento, la recuperación, investigación y divulgación de la historia minera, en este caso, la encarnada por la Brigada de Salvamento Minero de Asturias, está dispuesta a trabajar en las próximas semanas para dotar de un soporte documental a ese expreso deseo de miles y miles de personas en España que nos han transmitido su deseo de conseguir un reconocimiento internacional para este Cuerpo de rescate. Una unidad formada por mineros de élite, de valía demostrada en el trabajo en situaciones complejas (movimientos de tierra, quiebras, derrumbes, explosiones, incendios…) y que, asumiendo un compromiso y responsabilidad mayor, deciden voluntariamente formar parte de un dispositivo entrenado y dispuesto a actuar por la seguridad y en el rescate de otros, no solo compañeros, sino en situaciones de riesgo y complejidad, en muchas ocasiones en catástrofes o tragedias de fuerte impacto emocional y social.

Su especialización para actuar bajo tierra, a grandes profundidades, y su evolución profesional (son mineros) hace que su paso adelante hacia la atención social y humanitaria, les confiera una singularidad frente a bomberos, militares, policías, sanitarios… con los que colaboran en equipo, cooperación que se pone aún más de manifiesta en esas aportaciones fuera de la mina, en circunstancias como las vividas  en el c rescate del niño en Totalán, pero también en otros, como terremotos en Centroamérica o accidentes en simas o túneles en otras zonas de España.

La disposición personal de los Brigadistas mineros va más allá de un voluntarismo humanitario, que ya de por sí sería encomiable. Su unidad está homologada internacionalmente con el certificado USAR, Urban Serch and Rescue. Y su conocimiento acumulado en miles de operaciones de rescate en las que han tenido que investigar y poner en práctica diversas soluciones técnicas, hace que su know how, que pasa de generación en generación, en campos que van desde lo geológico a aplicaciones en materiales, son de enorme utilidad social, transferidos más tarde a entidades próximas, como el propio Servicio de Emergencias del Principado de Asturias a empresas fabricantes de materiales homologados en rescates.

La Brigada de Salvamento Minero de Asturias, que ya fue merecedor de varias distinciones estatales desde 1972 (en 2001 la Medalla del Montepío) por sus acciones heroicas en el rescate de cientos de mineros y en poner a salvo varias minas y pozos (recurso de mina para cientos de trabajadores del carbón), es también una referencia en el sector en Europa, con relaciones y actuaciones con otras Brigadas mineras internacionales, como la México, Colombia, Portugal o Inglaterra, nación esta última que, a pesar de ver cerrada su actividad extractiva fruto de la dura reconversión industrial vivida en los años 80, ha dado continuidad a las funciones de su Cuerpo minero, orientándolas incluso hacia operaciones especializadas en dispositivos de seguridad tan diversas como el naval o el tratamiento de zonas de residuos, balsas etc.

En el contexto del rescate a Julen, y en tiempos finalistas para el sector minero en nuestro país, otrora motor industrial y económico, hoy diezmado, exponente de comarcas en crisis que despiden o recuerdan con incertidumbre sus últimas minas, la Brigada de Salvamento Minero de Asturias supone un emblema como ejemplo de rigor profesional y solidaridad para amplios sectores de la sociedad española e incluso internacional que anhelan que su historia, la de haber recuperado a cientos de heridos o fallecidos en las entrañas de la Tierra, sea un conocimiento y  un valor solidario, que no caiga en el olvido.

Algunas de esas personas nos han demandado en diversos escritos al Montepío de la Minería y a nuestra Fundación Obra Social, como institución hermana, representativa de la hermandad y mutualismo consustancial a cientos miles de familias mineras (entre ellas, la presentada a través de change.org, que ya acumula más de 400.000 adhesiones en internet) que demos un paso adelante con la elaboración de una necesaria Candidatura Popular de la Brigada de Salvamento Minero de Asturias a los Premios Fundación Princesa de Asturias, guante que recogemos y que concretamos elevando esta Propuesta al máximo órgano de gobierno de la Mutualidad de los Mineros Asturianos, al Patronado de su Fundación, para comenzar a dar los pasos necesarios, bajo el siguiente

Acuerdo:

Elaborar y presentar desde la Fundación Obra Social Montepío la Candidatura Popular de la Brigada de Salvamento Minero de Asturias (empresa pública HUNOSA) a los Premios Princesa de Asturias de Concordia y la Solidaridad 2019, entendiendo que su trayectoria histórica, que documentaremos ampliamente en una propuesta final que repase sus hitos, encaja con los fines y esencia de estos galardones internacionales, que, tal y como reza su Reglamento, están destinados a reconocer “la labor científica, técnica, cultural, social y humanitaria realizada por personas, instituciones, grupo de personas o de instituciones en el ámbito internacional”. Considerando que la Brigada de Salvamento Minero cumple de manera transversal con la mayor parte de los mismos, siendo una oportunidad para que la solidaridad y los valores humanitarios forjados en esta historia, pero también en toda su historia, sigan siendo un referente que alumbre desde nuestra memoria industrial a nuevas generaciones como ejemplo del necesario rigor y compromiso que debe ser consustancial a tod@s.