Las pensiones contributivas subirán en 2023 el 8,5%: una medida social de vital importancia para nuestro colectivo

La evolución de las pensiones es un hecho de vital importancia social y para nuestro colectivo, y su actualización en 2023 ya es conocida: subirán el 8,5%. Una cifra histórica, confirmada el 14 de diciembre, tal y como les contamos en la Revista Montepío 84, tras ser ya oficial el último registro del Índice de Precios al Consumo-IPC de noviembre (6,8%), dato que permite hallar el resultante final de la media promedio de los IPC registrados en los últimos 12 meses (desde diciembre del 21 a noviembre del 22), tal y como establece la Ley 21/2021, de 28 de diciembre, la  conocida como “garantía del poder adquisitivo de las pensiones”. Ese promedio de IPCs refleja un 8,47%, un dato que confirma las estimaciones del Gobierno de España.

La publicación adelantada del IPC era muy esperada por ser clave para calcular la subida de las pensiones, una decisión económica de gran alcance. Ese 6,8%, una décima menos, en relación al mes anterior, es la cifra más baja que arroja el IPC desde enero, justo antes de iniciarse la guerra en Ucrania, suceso que conllevó la mayor escalada inflacionista de las últimas cuatro décadas, teniendo su punto más alto el pasado mes de julio, cuando alcanzó el 10,8%. Los gastos en energía, transporte y alimentación han traído de cabeza al hogar y a la empresa media en España, en línea con lo sucedido a nivel europeo e internacional, siendo los de mayor impacto para el bolsillo de la ciudadanía. El mantenimiento del poder adquisitivo es, por tanto, una de las cuestiones trascendentes en este dato clave para establecer previsiones sobre 2023. España será el país de Europa que aplicará la mayor subida sobre las pensiones.

Sobre las pensiones no contributivas, unas 447.000 en España y con una cuantía media de 497 euros, mantendrán para el próximo ejercicio la subida del 15% que se les aplicó el pasado mes de julio, una revalorización que se aplica a aquellas que hayan cotizado menos de 15 años, así como las de Clases Pasivas y el Ingreso Mínimo Vital (IMV), incremento del que ya gozan actualmente. La cuantía básica de la pensión no contributiva de jubilación se situaría en 520 euros mensuales, es decir, un incremento de 40 euros sobre el importe que tienen en la actualidad.

La revalorización general del 8,5% de las pensiones del sistema de la Seguridad Social, de Clases Pasivas y de otras prestaciones públicas para 2023, aprobada por el Gobierno en el último Consejo de Ministros del año 2022, comenzó a aplicarse desde este domingo, 1 de enero. Según los cálculos del Gobierno, la medida tendrá un coste de 13.600 millones de euros. En total, 11,8 millones de pensionistas y perceptores de prestaciones van a ver conservado o aumentado su poder adquisitivo, entre los beneficiarios de pensiones contributivas y no contributivas, los de Clases Pasivas, los hogares a los que alcanza el IMV y los perceptores de prestaciones por hijo a cargo con discapacidad. El coste de la revalorización al 8,5%, estimado para el conjunto de 2023, es de 13.600 millones de euros. Si se añade la subida del 15% de las pensiones no contributivas y del IMV, esta cifra asciende a 14.500 millones.

Finalmente, con el nuevo año la edad de jubilación pasa de los 66 años y dos meses a los 66 y cuatro meses para poder percibir el 100% de la pensión. Esta medida se aplica para quienes no hayan superado los 37 años y nueve meses de cotización, tres meses más que en 2022. En 2013 comenzó a aplicarse un aumento progresivo de la edad de jubilación de los 65 a los 67 años hasta 2027, momento en que el período de cotización mínimo exigido para jubilarse con el 100% de la pensión antes de esa edad será de 38 años y seis meses.

Con este incremento, el mayor de la historia, la pensión media del sistema se elevará hasta los 1.187 euros mensuales. En el caso de Asturias, las 299.292 personas que perciben una prestación contributiva pasarán a ingresar, de media, 108,96 euros más, hasta 1.391 mensuales de media. Serán 1.525 euros adicionales al año. En el caso de las de jubilación (183.645), el alza será notablemente mayor, de 127,87 euros mensuales, hasta 1.632, es decir, que la subida rozará los 1.800 euros en el conjunto del ejercicio. En las de viudedad (78.845), el aumento será de 75,83 euros, con lo que la paga mensual ascenderá hasta 967,89 (1.061 más al año). Las de incapacidad permanente son 26.553 y avanzarán 100 euros hasta 1.279, mientras que las 8.713 de orfandad se colocarán en 576 (+45) y las 1.881 en favor de familiares en 942 (+73,78). El Régimen Especial de la Minería cuenta en Asturias con más de 20.000 pensionistas en la actualidad, cifra que se ha ido reduciendo desde 2018 (20.954).

Tabla Evolución de las pensiones en los últimos años