La acción social de la Fundación Montepío llegó el año pasado a 2.235 personas

El programa social del Montepío, canalizado desde hace dos años por su Fundación Obra Social, benefició de manera directa en este último año a 2.235 personas, que contaron con ayudas por valor de 282.425,32 euros. Un esfuerzo que desde la entidad valoramos como muy importante, por lo que supone como herramienta de ayuda a las familias mutualistas y como reivindicación del papel fundacional que desempeña hoy la entidad, una empresa de economía social fiel a su naturaleza como entidad de previsión, sin ánimo de lucro.

El programa de la Fundación Obra Social Montepío, una de recuperadas  banderas históricas de la entidad, con hasta una veintena de nuevas líneas de ayuda a las familias puestas en marcha en los últimos cinco años, ha presentado un nuevo balance en el que se registran 2.235 personas, el total de beneficiarios en el último año.

Resulta importante en capítulos como el pago de prestaciones por contingencias comunes derivadas de necesidades de coberturas complementarias en el marco de régimen de la minería, pero, sobre todo, con la actualización de esas ayudas a las necesidades de las familias mutualistas de hoy en día, con  becas al estudio y de formación y ayudas a nuevas parejas, nacimientos, estancias de atención a mayores en la residencia de Felechosa o “programas respiro”, todos ellos nuevos capítulos que ha cogido fuerza en esta nueva etapa.

De becas a ayudas sociales, pasando por investigación y cultura

Dentro de esas 2.235 personas que han contado con ayudas en el último año, el Montepío no computa las indirectas, es decir, otras ayudas sociales destinadas a favorecer a asociaciones o colectivos con enfermedades crónicas, con quienes la entidad mantiene relación mediante convenios de colaboración por termalismo social, programas intergeneracionales o educativos o de apoyo a la discapacidad, que propician descuentos y facilidades en el uso de las instalaciones y servicios, generalmente socio-sanitarios, de los que dispone la mutualidad minera principalmente en Felechosa y en el Balneario de Ledesma. Tampoco están en esta cuenta, de las ayudas sociales aquellas de índole cultural, como la exposición Mujeres mineras “la historia del carbón en femenino plural”, que también desarrolló la Fundación Montepío y que este año tiene su reedición con el proyecto “Guajes mineros”, que reivindica la memoria industrial de los niños que dejaron su infancia para ser mineros y ayudar a sus familias bajo un grito presente contra la explotación infantil. Esta muestra, cuya presentación fue suspendida por el confinamiento, se reinicia el próximo martes 30 de junio en Oviedo, con el apoyo y colaboración de Plena Inclusión Asturias y Unicef España, que ha documentado toda la parte de la explotación de niños mineros en el mundo en la actualidad.

Volviendo al análisis de las ayudas directas realizadas, el Montepío destinó 147.966 euros al capítulo de pago de prestaciones aseguradoras, lo que antes se denominaba en el argot mutualista, contingencias comunes por solidaridad minera, que supusieron un beneficio para 446 personas o familias, 146 de ellas facilitadas como complementos por convenios de jubilación que requerían un tratamiento especial, 175 por prestaciones o indemnizaciones por fallecimiento, 45 por viudedades, 76 por coberturas del derecho histórico al vale de carbón, 3 subsidios por invalidez permanente total, y 1 ayuda por orfandad.

En cuanto a las ayudas de implantación moderna, la Mutualidad concedió becas el curso pasado a 157 familias –en este presente, recién fallados, esta cifra ha crecido hasta las 180-, de las cuales 104 fueron a estudiantes de Primaria o Secundaria de Enseñanza Obligatoria 14 a Bachiller o ciclos de Grado Medio-profesional; y 34 para estudiantes universitarios o de grado profesional superior (para los universitarios de 200 euros). A estas se añaden 5, de la nueva línea de ayudas a familias con peques con necesidades educativas especiales: 3 de discapacidad, 1 TDHA y 1 con altas capacidades.

El monto total destinado por el Montepío a ayudas de estudio fue de 18.950 euros, en becas de 100 euros por familia, a excepción de las universitarias, por valor de 200 euros. Todas ellas suponen una cuantía en un importe lineal y fijo, siendo compatibles con otras que pudieran recibir las familias por parte de la Administración, u otras instituciones, entidades o proyectos de mecenazgo.

Cursos en inglés para peques, conciliación y asesoría social, nuevas acciones

Relacionadas con estas, por su carácter formativo, están también las destinadas a favorecer el estudio del inglés en los campamentos de verano y cursos wake up, muy valoradas por las familias. Los Base Camp Adventure, que se desarrollaron en el Balneario de Ledesma gracias al acuerdo del Montepío con la empresa especialista en educación y aventura NUBRA, tomaron parte 1.612 chicos y chicas de hasta 15 años de edad.

Este programa de ayudas supone para las familias un descuento directo sobre el valor de mercado de estas actividad de 80 euros,  Además del trabajo en el manejo del inglés como idioma en situaciones reales de convivencia, estos campamentos abordan temas  como la salud, la naturaleza y el deporte, y ayudan en muchos casos, por las fechas en las que se llevan a cabo, a la conciliación de la vida laboral y familiar.

En cuanto a programas de investigación, el Montepío invirtió en este último año 6.855 euros, destinado a la recuperación de la historia de los primeros movimientos del mutualismo minero en Asturias. Se desarrolló mediante un convenio con la Universidad de Oviedo. El proyecto verá la luz con el 50 aniversario de la fundación del Montepío que conocemos en la actualidad. En este aspecto, es importante recordar que el año pasado la Fundación Montepío pilotó la campaña para promover la candidatura de la Brigada de Salvamento Minero a los Premios Princesa de Asturias, una labor que aunque no tuvo el premio final -si el reconocimiento de los propios Brigadistas, la familia minera y de miles de apoyos-, sirvió como base para la recopilación y la divulgación de esta entidad emblemática de la familia minera. Lo hizo con recursos propios.

En cuanto al resto de ayudas de carácter social, 2 familias se acogieron a las destinadas a nuevas parejas o matrimonios (160 euros destinados), 2 por nuevos nacimientos (1200 euros) y 11 para las familias que requerían la atención o estancias respiro de personas mayores con necesidad de ayuda complementaria en la Residencia de Felechosa (por valor de 2.198 euros), y 3 por estancias o vacaciones terapéuticas (617,33 euros).

Finalmente, cabe destacar que la Fundación Montepío puso en marcha en 2019 dos nuevas líneas dedicadas a ayuda a la conciliación familiar y laboral, con un programa con Toca la luna durante el verano y la navidad, en las antiguas instalaciones del Orfanato Minero (hoy Fundoma) y un Servicio de Orientación Social para apoyar a todas las personas que requieren conocer ayudas de la Administración y entidades, de todo tipo.