Nuestra expo Mujer y Mina llega a Madrid de la mano de la Escuela de Minas de la Politécnica y WIM Spain

🗣Click para leer la 👉Intervención de Elisa Alonso en la presentación de la expo MUJER Y MINA UPM Madrid 1marzo22

Los proyectos socioculturales «Mujer y Mina» y «Guajes Mineros» elegidos por la Fundación Obra Social Montepío como contenidos principales de su objetivo de divulgación de la historia y cultura de nuestro colectivo en los años 2019 y 2020 (los álbumes calendario de esos años fueron dedicados a esas temáticas, respectivamente, y posteriormente convertidos en exposiciones itinerantes) siguen resultando del máximo interés meses después de completado su ciclo. Si recientemente os contábamos que la Organización Internacional de Trabajo-OIT había seleccionado el proyecto de los Guajes Mineros como una Buena Práctica (acciones destacadas) a la hora de sensibilizar contra la explotación y el trabajo infantil en el mundo (programa de la OIT Alianza 8.7 #EndChildLabour2021), ahora es la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas y Energía de la Universidad Politécnica de Madrid (campus en calle Ríos Rosas 21. 28003 Madrid) la que se ha mostrado interesada en la exposición Mujer y mina, que mostrarán en sus instalaciones en la capital de España del 22 de febrero al 13 de marzo, de la mano de Wim Spain – Women In Mining & Industry Spain (colectivo de mujeres profesionales en los sectores minero e industrial y entidad colaboradora con nuestro Montepío). La celebración en este rango de fechas del Día Internacional de la Mujer #8deMarzo ha motivado en gran parte la recuperación de esta actividad, que había visto hace unos meses, junto con Guajes mineros, una experiencia de expo mixta Muyeres y Guajes en el Museo de la Minería de Arnao-Castrillón.

 

 

 

 

 

 

 

 

Recordamos en este artículo algunas de las motivaciones que propiciaron la expo Mujer y Mina.

Mirar al futuro que nos depara desde el presente, no sin cierto vértigo, no quiere decir olvidar el pasado. Todo lo contrario. Decía Bertrand Russell que cuando miramos un reloj, podemos apreciar el avance de las manecillas, de los segundos y sus consiguientes minutos. «Sin embargo, solo gracias a la memoria podemos deducir de ese mecánico avance el implacable paso del tiempo». Es, por tanto, la memoria la que nos conecta a este viaje vital, un billete de ida entre dos estaciones y un único tren que marca nuestra línea del tiempo.

Fue en 1905 con la Asturias fabril y minera en plena ebullición industrial, cuando un joven Albert Einstein dio a conocer su teoría de la relatividad, mostrando que las distancias y tiempos que se miden entre 2 personas dependen de la velocidad con la que se mueven la una respecto a la otra. Einstein nos demostró que ni el tiempo ni el espacio eran absolutos, como pensaba Newton y como intuitivamente pensamos todos. Apelando a la memoria, y a la histórica relación de ese tiempo que nos une como familia minera, ponemos ante sus ojos esta exposición “Mujer y Mina”, con la cual la Fundación Obra Social Montepío quiso rendir homenaje a las mujeres mineras (muyeres mineres) en su Álbum Calendario de 2019. Lo hacemos con la emoción de proponerle otro ejercicio espacio/tiempo muy al gusto del genial Nobel de Física de 1921, con una colección de fotos que nos recuerdan y acercan a la historia minera en Asturias y España, y en particular a nuestras abuelas.

La lucha de la mujer por la igualdad viene de muy lejos: cabe recordar que en el momento de estas fotos aún faltaba mucho para que en España pudiéramos celebrar fechas como el Día Internacional de la Mujer (declarado por las Naciones Unidas en 1975) o como las del reciente 90 aniversario desde que Clara Campoamor consiguiese por Ley el derecho femenino al sufragio universal.

En esta batalla por dejar atrás esa injusta y abominable etiqueta de “sexo débil” que aún persigue a una parte de nuestra especie en el Planeta, y siendo honestos con nuestra memoria, queremos reivindicar en estas hojas el papel de la mujer minera, símbolo de fortaleza todo-terreno, un perfil obrero poco divulgado y reconocido pese a que en 1883 ya trabajaban en las minas asturianas (documentadas, muy probablemente muchísimas más sin registros) 616 mujeres.

Una labor inmensa, pues en muchos casos aquellas abuelas mineras fueron al mismo tiempo que obreras del carbón, trabajadoras de interminables jornadas en casa, donde regateaban el hambre con igual destreza que zurcían las fundas y «monos» de faena, e hijas, esposas y madres de mineros, siempre pendientes del «turullu», la atronadora bocina que marcaba el tiempo en los Valles y Cuencas mineras al regular la entrada y salida de las plantillas mineras a las minas y pozos. Existen además pruebas refutadas de que la Mujer fue fundamental durante conflictos muy importantes en la lucha de las y los miner@s por las mejoras de las condiciones laborales y de vida en los territorios mineros: En 1962, una huelga minera que se inició por un conflicto laboral en Asturias terminó convirtiéndose en el mayor desafío político al que tuvo que enfrentarse el franquismo desde la finalización de la Guerra Civil: 300.000 trabajadores de todo el Estado español terminaron sumándose a un paro que se extendió durante dos meses. Fueron las mujeres de las Cuencas Mineras las que garantizaron las condiciones que lo hicieron posible. 

Por eso es de justicia que dediquemos esta exposición a ellas, a nuestras raíces. Lo hacemos con una cuidada selección de fotografías, con un alto valor histórico, que ha sido posible gracias al apoyo y generosidad de, entre otras entidades y personas, al Museo del Pueblo de Asturias de Gijón y del Archivo Histórico Minero, a quienes damos las gracias por sumarse a esta iniciativa del mutualismo minero asturiana con la que no solo se busca rendir homenaje sino divulgar ese conocimiento tan importante para acabar con tópicos que nos han hecho tanto daño a la hora de construir una sociedad mejor y más justa.

+ contenidos sobre este tema

La mujer minera, protagonista del calendario 2019 del Montepío

Ellas también hicieron la mina

Entrevista a Conchi Rdgz. Valencia, la mujer que abrió el camino a la igualdad en la mina